Tips

Consejos para desgustar el pollo

pollo

Tips para desgustar el pollo

Hasta hace no mucho tiempo el pollo estaba reservado para ocasiones especiales.

Hace aproximadamente 50 años, una persona comía un promedio de sólo 4 pollos al año, ahora consume cerca de 17 en ese mismo lapso.

Ya no tiene trascendencia comprar uno para la comida y no es necesario que se trate de alguna ocasión para celebrar.

Los supermercados y las tiendas especializadas tienen ahora porciones listas y empacadas: muslos, pechugas, alitas, piernas y esto hace que su preparación sea más fácil que nunca.

Igualmente puede comprarlo de diferentes maneras, listo para cocinar; enchilado, marinado, adobado y hasta ahumado entre otras.

Aparte de su exquisito sabor, es un alimento nutritivo rico en proteínas fósforo, así como una buena fuente de hierro.

La pechuga es la pieza con mayor contenido de grasa.

Es importante recordar que, en estos tiempos de tanta preocupación por el colesterol, es mejor quitarle al pollo la piel y toda la grasa que sea posible.

En general los alimentos deben ser manipulados y almacenados cuidadosamente para evitar que puedan causar una intoxicación, porque el pollo requiere un manejo de especial atención.

Cuando está fresco y sin cocinar debe colocarse en la parte más fría del refrigerador durante uno o dos días solamente, asegúrese de que quede en una posición es que no pueda chorrear y contaminar otros alimentos.

Guárdelos lejos de las comidas que emitan olores fuertes.

Los pollos congelados o las porciones deben ser totalmente descongelados dentro del refrigerador antes de cocinarlos.

No los descongele al aire libre, ya que las bacterias se multiplican mucho más en una atmósfera caliente.

Cuando compre aves congeladas llévelas a su casa lo más rápido que le sea posible y guárdelas en el congelador.

Sólo si todavía están duras como una piedra se han empezado a resplandecerse, termínelas de descongelar en el refrigerador, cocínelas si después congélelas nuevamente.

Después de picar o cortar el pollo crudo lave muy bien la superficie y los utensilios que usó en agua muy caliente, poniendo particular atención a las tablas de madera, en las hendiduras que dejan los cuchillos de cocina pueden quedar pequeñas partículas de carne, así que es mejor lavar perfectamente la tabla. o de preferencia usar tablas para picar de otro material.

No maneje la comida cruda y la cocinada junta, ni use los mismos trastos para su preparación sin lavarlos antes.

El pollo debe cocinarse muy bien. Pique la parte más gruesa de la carne con un cuchillo; si sale un jugo transparente, ya está listo.

El  pollo cocinado que no se va a consumir de inmediato debe refrigerarse enseguida (sumerja la base del plato en agua con hielo para acelerar el proceso) y guárdese en el refrigerador o en el congelador.


Comentar con Facebook: