Experiencias de Vida

LA VIDA ANTES DE LA ENERGIA ELECTRICA

vida

 

A mis abuelos y a mis padres les tocó vivir en los tiempos en que en su comunidad o en su pueblo no tenían acceso a la energía eléctrica, se alumbraban durante la noche con candiles, los cuales tenían una mecha de trapo y el combustible utilizado era el petróleo.

 

Los candiles se utilizaban durante la noche y emitian mucho humo, muy dañino para el sistema respiratorio; después con el tiempo usaron velas velas para alumbrarse.

 

Si no había electricidad, cómo conservaban sus alimentos?

 

Para conservar la carne de res las cortaban en cecina, le ponían sal y también la colocaban al sol; afortunadamente en la costa lo que más tenemos es la energía solar. Con el pescado hacían lo mismo, lo abrian, lo salaban y lo colocaban en tendederos al aire libre para que se secara con los rayos del sol, ya secos los colocaban en sacos, los amarraban y podían estar por meses sin echarse a perder, siendo utilizados conforme tenían que consumirlos.

 

carne

 

En el caso de algunas verduras como jitomates chiles y cebollas las colocaban en botes llenos de ceniza, la cual sacaban de los fogones donde cocinaban con leña porque en ese tiempo no tenían abasto de gas; de hecho ni siquiera existían las estufas como las conocemos hoy, al principio eran chimeneas hechas de lodo, después aparecieron las primeras estufas de dos quemadores muy pequeñitas, con un tanquesito lleno de petróleo.

 

Cuando mataban un cerdito utilizaban su piel para hacer chicharrón, su carne la cocinaban en cazuelas grandes hechas de barro.
La carne se dejaban enfriar fuera del fogón y al enfriarse se le formaba una nata de manteca sólida, la cual conservaba la carne y después iban tomando poco a poco lo que necesitaban para para comer o para guisar. También podía durar por semanas de esa manera y no se dañaba.

 

Tampoco existía la licuadora, bueno eso no es tan difícil de entender porque los molcajetes aún en la actualidad se siguen utilizando; pues ahí molían las salsas tan deliciosas que conocemos todavía.

 

molcajete

 

Si no tenían acceso a la electricidad, tampoco había molinos para moler el maíz y hacer las tortillas; tenía que cocer el maíz en ollas de barro con suficiente agua y un poco de cal para que se cosiera más rápido y se pudiera pelar el maíz, le llamaban “nixcome”, ya cocido, lo enjuagaban para quitar el exceso de cal, después se utilizaba el molinito de mano para sacar la masa, posteriormente se la daba otra pasada en el “metate”, para que la masa quedara más suave y pudieran hacer sus tortillas de mano; en algunos lugares todavía utilizan este procedimiento que aunque un poco laborioso, las tortillas quedan mucho más exquisitas.

 

Para aprovechar la fruta de temporada, como el mango, las ciruelas, nanches, el coacoyul, utilizaban la entonces conocida “panocha” o panela para hacer la fruta en conserva y la podían consumir en cualquier época del año, cuando ya no había fruta de temporal.

 

conserva

 

Si tampoco había lavadora, cómo es que lavaban la ropa? Bueno, eran realmente afortunados porque tenían que lavar en el río, con el agua corriendo. En vez de lavaderos llevaban sus “bateas” hechas de madera de palmera, que duraban muchísimo tiempo.

 

En el rio colocaban tendederos y colgaban la ropa que se secaba con el mover del viento y con los rayos del sol, así que la ropa quedaba estupendamente limpia y si había ropa blanca la dejaban un rato con jabón tendida sobre la arena para qué es se blanqueara aún más y luego la volvían a lavar en sus bateas.

 

Las mamás o abuelitas dedicaban todo un día completito para lavar y alguien de la familia tenían que llevarle de almorzar o de comer para poder aprovechar todo el tiempo posible.

 

Estos sólo son algunos ejemplos de cómo fue la vida antes de que existiera la electricidad, realmente admirable cómo vivieron mis abuelos y mis padres; esto nos permite comprender cómo el ser humano se las ingenia para sobrevivir de acuerdo a las condiciones en las que vive y logrando con ello resolver los problemas de su vida

 

TE RECOMENDAMOS LEER:   ESTUDIAR PARA MAESTRA?


Comentar con Facebook: